Cielo Abierto, un mundo de arte…

El arte normalmente permanece dentro de los museos, exclusivo, como algo que requiere cierto esfuerzo para poder acceder a él. Algo especial, algo resguardado. Pero hay quienes consideran importante que el arte sea accesible a todos. Es así como surge, en el año 1961, el Museo a Cielo Abierto en Resistencia, al noreste de Argentina, como proyecto del centro cultural Fogón de los Arrieros. En la actualidad sigue con esta labor de embellecimiento urbano la Fundación Urunday, cuyo principal referente y motor es el escultor Fabriciano Gómez.

En la localidad hay emplazadas en la vía pública más de 600 esculturas de artistas de todo el mundo. Pueden encontrarse fácilmente en aceras, plazas y bulevares. Es posible recorrer las veredas de esta ciudad y disfrutar del arte escultórico mundial, de forma completamente gratuita, sin encerrarse en un edificio de galerías y salas. Algunas de las obras están hechas de metal, otras de madera de urunday y también hay de mármol. La particularidad de los emplazamientos es que no tienen ningún obstáculo o reja que aleje al espectador de la obra. El arte se disfruta de manera informal mientras se pasea caminando por la ciudad.

El museo incluye obras de artistas como Luis Perlotti, Gonzalo Leguizamón Pondal, Lucio Fontana, José Fioravanti, Emilio Pettoruti, Raúl Monsegur, Libero Badíi, Juan Carlos Labourdette, Noemi Gerstein, Mimo Eidman, Tanya Preminger, Enio Iommi, Ted Carrasco, Mirko Basaldella, Fernando Arranz, Miguel Angel González Salazar, Ferruccio Polacco, Serge Gangolf, Jaak Soans, Thomas Kühnapfel, Mitko Dinev, Aurelio Macci, Selva Vega, Enrique Romano, Hernán Dompé, Mariano Pages, Eddie Torre, Domingo Arena, Gyula Kosice, Pablo Curatella Manes, Naum Knop, Fabriciano y muchos otros.

Resistencia fue declarada Capital Nacional de las Esculturas por el Congreso de la Nación Argentina en octubre de 2006. En octubre de 2010 el Parlamento del Mercosur la nombró capital Mercosur de las Esculturas. La fundación organiza cada dos años  la bienal de escultura en la cual participan creadores de todo el mundo. Las obras realizadas en ese certamen se quedan en la ciudad. Se trata de una semana de fiesta, en la cual los ciudadanos pueden ver a los artistas esculpir en vivo, conocer todo el proceso creativo y dialogar con ellos. Este evento es financiado por las pymes locales por medio de la ley de mecenazgo, mediante la cual se destina un porcentaje de los ingresos brutos que la empresa paga al estado para la organización.

La ciudad de Resistencia ofrece una propuesta artística distinta. Esto muestra una concepción del arte desacartonada, fresca y que propone una intimidad y cercanía entre la obra y el espectador, tanto desde su exposición como desde su producción, que no se corresponde con los cánones establecidos por la museística tradicional.

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *