El graffitero que conquistó Gucci

 

Creció sobre una tabla de snowboard pero ha acabado conquistando el universo del director creativo de Gucci.

Cuando ganó su primer premio en una competición de snowlo primero que hizo Trevor Andrew (también conocido como Trouble Andrew) fue comprarse un reloj de Gucci. Y, desde entonces, la marca se ha convertido en una constante en su carrera.

Gracias a su spray llenó las calles con el logo de la firma y se rebautizó como GucciGhost. Toda una labor de “auto marketing” que terminó conquistando a su director creativo Alessandro Michele y cristalizó en una colaboración muy fructífera:reinterpretar algunas piezas de su colección otoño-invierno 2016. GucciGhost a los platos tras la mesa que customizó para la tienda de Gucci en Barcelona

Ahora, Alessandro Michele ha “reclutado” a Trevor para la iniciativa de Gucci 4 Rooms, un proyecto poco convencional en el que invita a cuatro artistas a crear espacios reales y virtuales que expresen el espíritu ecléctico e ingenioso de la Casa. El artista canadiense se encarga de crear una obra de arte en la sala Elephant de Dover Street Market de Ginza. Tanto su trabajo, como el del resto de compañeros, se puede visitar desde 12 de octubre en los espacios reales en Tokio.

Pero antes, TENTACIONES acudió a un cita muy especial con Andrew en Barcelona durante la presentación de su última colaboración para la firma italiana, quedando patente que moda, arte y la calle no están tan distantes.

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *